atracón-trastorno-alimenticio

¿Son lo mismo trastorno por atracón y bulimia?

El trastorno por atracón y la bulimia nerviosa son  trastornos alimentarios con aspectos en común que a veces puede llevarte a confusión a la hora de diferenciarlos. Su adecuado diagnóstico influye en la determinación del tratamiento idóneo y por lo tanto en su recuperación. 

Trastornos de atracón y bulimia.

En este artículo voy a explicarte las diferencias entre trastorno por atracón y bulimia ya que con facilidad se pueden confundir. Para comenzar, voy a contarte una pequeña historia de un caso real para ponerte en situación.

“Ya no me acuerdo cuando todo esto empezó, tengo lagunas de mi pasado. Solo sé que desde que tengo uso de razón siento vergüenza de mi cuerpo.

Para empezar, desde muy pequeñita he tenido sobrepeso y eso significó burlas de la gente que me rodeaba.  Sentía que no merecía comer y rechazaba mi sensación de hambre por vergüenza, culpa., miedo…. una lucha interna muy desagradable. Entonces comencé a comer a escondidas y sin control, sobre todo pan y dulces.

De pronto, solo podía pensar en hacer dieta tras dieta pero nunca lo conseguía. Empecé a leer sobre cómo compensar esos excesos y me encontré con mucha información que aumento mis dudas pero a la vez me ofrecían estrategias que me prometían sentirme mejor.

Seguidamente, me encontré vomitando cada vez que comía y tomando medicamentos para perder peso. Además, cada vez me aislaba más y más de la gente; mi vergüenza y decepción crecían por momentos. Finalmente, sentía que mi autoestima dependía del control que podía ejercer sobre mi cuerpo. Me convertí en mi peor enemiga”.

Duras palabras ¿verdad? y solo muestran una mínima realidad del dolor que se puede llegar a sentir cuando se padece un trastorno alimentario. Una vez expresado esto y sin más rodeos doy paso a explicarte las diferencias entre trastorno por atracón y bulimia. ¡Vamos a aprender un poquito más!

Un término clave: El atracón

¿Un atracón es lo mismo que un descontrol de comida? Muchas personas confunden estos dos términos e incluso, la palabra atracón se utiliza erróneamente en muchas ocasiones cuando has comido más de lo habitual. Seguro que en algún momento, por ejemplo una reunión familiar, sentías que no has tenido hambre o que ya estabas saciada/o y has seguido comiendo hasta sentirte hinchada/o. La frase típica de “ufff me he pasado, ya no como más en X días” “menudo atracón de comida” pero la palabra atracón va más allá.

Definición de atracón según el DSM-V

Un atracón según criterios diagnósticos del DSM-V es la ingestión, en un periodo determinado (por ejemplo, dentro de un período cualquiera de dos horas), de una cantidad de alimentos que es claramente superior a la que la mayoría de la personas ingeriría en un período similar en circunstancias parecidas.

Se trata de una ingesta compulsiva de alimentos, en la mayoría de los casos sin sentir hambre y con sensación de falta de control sobre lo que se ingiere o cantidad de lo que se ingiere, seguido de un sentimiento de culpabilidad. Por lo general, los atracones suelen hacerse a escondidas debido a la  vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere.

Por ejemplo, una persona puede comenzar un atracón en un restaurante para luego seguir comiendo en casa, a escondidas y con la incapacidad para contenerse y no comer o para parar de comer una vez que ha empezado.

 

 

¿Qué es la bulimia nerviosa?

La bulimia nerviosa, comúnmente denominada bulimia, es un trastorno de la alimentación grave que se caracteriza por la presencia recurrente de atracones. La persona que padece bulimia tiene un intenso temor a engordar, junto a una falta de control sobre su alimentación y sentimientos de culpabilidad y autodesprecio.

Es importante que tengas en cuenta que un trastorno alimentario no se limita solamente a un inadecuado hábito alimentario o deseo excesivo por adelgazar. Esta compleja patología incluye aspectos tales como desequilibrios emocionales, desordenes de la personalidad, pensamientos obsesivos, distorsiones perceptivas e incluso conductas autolíticas que ponen en riesgo la salud de quien lo padece.

Atracones y conductas compensatorias en bulimia

En la bulimia nerviosa los atracones van seguidos de comportamientos compensatorios para evitar el aumento de peso tales como el vómito autoprovocado, uso incorrecto de laxantes, diuréticos u otros medicamentos, el ayuno o el ejercicio excesivo.

Normalmente, los atracones suelen ser de “alimentos prohibidos” es decir, alimentos que en otras circunstancias no comerían por su afán de controlar el peso. Por lo general, son alimentos altamente calóricos y ricos en azúcares y grasas.

Al principio, la persona que padece bulimia puede tener atracones y estos comportamientos compensatorios de manera esporádica. Sin embargo, con el tiempo aumentan llegando a ser casi diarios o varias veces al día, lo que determina la gravedad.

¿En qué consiste el trastorno por atracón?

El trastorno por atracón se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva  de alimentos (atracones) de forma recurrente al igual que ocurre en la bulimia nerviosa. Posiblemente te estarás preguntando cuál es la diferencia.

La principal distinción es que la persona que presenta un trastorno por atracón no realiza conductas compensatorias (vómito autoinducido, abuso de laxantes y/o diuréticos, ayunos, ejercicio físico en exceso, entre otras).

El trastorno de atracones se produce normalmente en personas de peso normal/sobrepeso y en personas obesas. Sin embargo, el trastorno de atracones es distinto de la obesidad. La mayoría de las personas obesas no tiene atracones recurrentes.

También, muchos individuos con trastorno de atracones hacen régimen después de los atracones. No obstante, debido a su falta de control suelen ser resistentes a la pérdida de peso y tienen altas tasas de abandono.

Criterios diagnósticos en el trastorno por atracones.

Para saber si una persona padece un trastorno por atracón es necesario que cumpla con los siguientes características:

  • La presencia de atracones debe presentarse al menos una vez por semana durante un periodo de 3 meses.
  • La ingesta de alimentos es mucho más rápido de lo normal.
  • Se ingiere grandes cantidades de alimentos aunque no se tenga hambre físicamente.
  • Siente vergüenza por la cantidad de alimentos que ingiere por lo que suele comer solo o a escondidas.
  • Tras el atracón la persona se siente culpable y avergonzado.

¿Te cuento una experiencia sobre el trastorno por atracón?

“He hecho muchas dietas y en algunas he llegado a perder más de 20 kilos pero nunca he conseguido mantenerme. Cada dieta que hago me dura menos tiempo y últimamente recupero más del peso perdido. Además, tengo la sensación de  haber estado a dieta toda mi vida.

El otro día, comprando en el supermercado pasé por el pasillo de los dulces ¡temido pasillo! Pensé en coger unos cuantos dulces para mis hijos aunque en el fondo sabía que terminarían en otro sitio. Después, llegó la tarde, mis hijos aún no habían regresado del colegio y  yo no paraba de pensar en esos dulces, me sentía nerviosa. Así mismo, me decía no debes comértelos…no puedes…estás a dieta. Entonces, mi sensación de nerviosismo empezó a aumentar y me dije que por uno no pasa nada.

Podéis imaginaros que sucedió al final, me comí uno y… “de perdidos al río”. Sin control comencé a ingerir de pie todos los dulces que había comprado. En principio, sentí alivio pero pronto empecé a pensar ¡qué horror! Había dejado a mis hijos sin su merienda. Además, había roto la dieta ¿por qué me pasa esto una y otra vez? Nunca conseguiré adelgaza ni superar esta situación”.

En resumen

Podemos decir que el trastorno de atracones comparte con la bulimia nerviosa esos descontroles de comida recurrentes pero con diferencia de varios aspectos fundamentales.

Por un lado, la conductas compensatorias presentes en la bulimia y aumentes en el trastorno por atracón. Por otro lado, las persona que padecen trastorno por atracón, aunque tienen intento reiterado de regímenes, no suelen restringir tan acusadamente la ingesta de alimentos o dieta con la idea de influir sobre el peso corporal o como compensación de los atracones. 

Espero que este artículo, meramente informativo, te haya servido para saber un poco más sobre los trastornos alimentarios. Es importante, que si te sientes indentificado con alguno de estos síntomas acudas aun especialista para realizar un adecuado diagnóstico.

Recordarte que si deseas realizarme cualquier comentario o pregunta puedes hacerlo pinchando aquí.

Estaré encantada que contestarte.

The following two tabs change content below.

Mayte García

Hola soy Mayte García nutricionista. Desde el 2005 me dedico a ayudar a las personas que padecen trastornos de la conducta alimentaria, ansiedad por comer, sobrepeso y obesidad. Quiero ayudarte a conseguir tus objetivos de manera saludable, práctica y sostenible en el tiempo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario